Por:Karlos Lobos

La tenista Sara Bejlek ha sido noticia esta semana por los festejos que protagonizó junto a su padre y a su entrenador después del triunfo que consiguió ante la británica Heather Watson. El hecho de que ambos le hayan palmeado el trasero en varias ocasiones y que su papá incluso la besara en la boca alarmó a muchos usuarios en las redes sociales. El hecho tomó trascendencia tal que ahora la embajada de República Checa en Estados Unidos se manifestó al respecto.

Ante una consulta del portal inglés DailyMail, la embajada señaló que lo ocurrido “no ha sido un problema en absoluto en los medios checos”, dando a entender que la controversia no generó revuelo en su país. A su vez, se limitó a señalar que “es un tema personal, cada familia es diferente”, e insistió en que este tipo de reacciones: “Difieren de una familia a otra”.

Algo similar había declarado la propia tenista de 16 años en diálogo con el portal checo iSport: “Papá es mi papá y siempre lo será. Y conozco a mi entrenador desde que tenía ocho años. Me graba, me masajea. Si algo similar sucediera en la República Checa, nadie se ocuparía de ello. Pero como estamos en Estados Unidos, todo el mundo lo comenta. Pero como digo, hablamos y no volverá a suceder”. En este sentido, añadió: “Por supuesto que vi el video. Fue una reacción espontánea de todo el equipo. Ciertamente puede parecer inconveniente e incómodo para algunos, pero ya lo hemos discutido con el equipo. No volverá a suceder».

Más allá de estas posturas, la noticia ha tomado trascendencia mundial. Es que la reacción de su padre, Jaroslav Bejlek, y su entrenador, Jakub Kahoun, dándole palmadas en el trasero a la deportista en varias oportunidades a la joven no ha pasado desapercibido por los fanáticos. En las redes sociales ya han sido miles los que han opinado sobre el tema de manera negativa e incluso han pedido a la WTA (ente que regula el tenis femenino) que tome alguna medida. Por lo pronto, en su siguiente presentación esto no se repitió.

Sara Bejlek perdió en su siguiente partido contra la rusa Liudmila Samsonova por 3-6 y 1-6 en la siguiente ronda así que se despidió pronto del US Open, pero la controversia se ha instalado más allá de su actuación. Con respecto a su estreno en el Abierto estadounidense, la checa se mostró muy feliz: “Fue una gran experiencia para mí y estoy muy feliz por el US Open. Ya estoy deseando que lleguen los próximos torneos. He tenido buenos resultados, pero esta oponente realmente creía en sí misma y no pude hacer mucho con ella”.

Aquí el momento viral: